¿Qué es una angioplastia?

La angioplastia es particularmente útil para las personas con aterosclerosis o enfermedades coronarias.

La angioplastia es un procedimiento mínimamente invasivo utilizado para ensanchar arterias estrechas o bloqueadas.

Las arterias pueden obstruirse con el tiempo por los depósitos de placa – la acumulación de grasa, colesterol, células y otras sustancias.

Esta condición se llama aterosclerosis, y puede afectar a cualquier arteria del cuerpo.

Los médicos realizan angioplastias a más de un millón de personas en los Estados Unidos cada año, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI).

Por qué se hace el procedimiento

La angioplastia se utiliza a menudo para restablecer el flujo sanguíneo al corazón en personas que tienen arterias coronarias afectadas por la aterosclerosis, una condición llamada enfermedad coronaria (CHD), o enfermedad de las arterias coronarias.

Para estas personas, la angioplastia coronaria puede ayudar a reducir el daño al músculo cardíaco después de un ataque cardíaco, reducir el riesgo de ataques cardíacos y muerte, y mejorar ciertos síntomas de la enfermedad coronaria, como la angina (dolor de pecho) y la falta de aliento.

La angioplastia también puede utilizarse para ayudar con otros asuntos, incluyendo:

  • Aterosclerosis en las piernas o los brazos, también conocida como enfermedad arterial periférica
  • Hipertensión vascular renal, o presión arterial alta causada por el estrechamiento de las arterias del riñón, generalmente por aterosclerosis
  • Estenosis de la arteria carótida, en la que las arterias del cuello que suministran sangre al cerebro se estrechan

Procedimiento de angioplastia

Antes de realizar una angioplastia, su médico necesitará localizar los conductos estrechos u obstruidos de sus arterias mediante una angiografía.

Durante este procedimiento, se inserta un pequeño tubo llamado catéter en una arteria (generalmente en la ingle o el brazo) y luego se lo lleva al área problemática, como las arterias coronarias.

Luego se inyectará un colorante especial, que aparece en las imágenes de rayos X, en su cuerpo a través del catéter, lo que permitirá a su médico ver el flujo de sangre en sus arterias.

A continuación, durante la angioplastia, se insertará un catéter con un globo en la punta y se llevará a la arteria bloqueada.

El globo se expandirá para aplanar la placa contra la pared de la arteria y mejorar el flujo sanguíneo, y luego se desinflará y se quitará.

En algunos casos, el catéter de balón desinflado se cubrirá con un pequeño tubo de malla de alambre llamado «stent», que se mantiene en el cuerpo de forma permanente para mantener las arterias abiertas después de retirar el catéter.

Riesgos de la angioplastia

Aunque es poco común, pueden ocurrir algunas complicaciones serias de una angioplastia coronaria, incluyendo:

  • Daño y sangrado de los vasos sanguíneos
  • Reacciones alérgicas o daño renal por el colorante de la angiografía
  • Latidos irregulares del corazón
  • Ataque cardíaco
  • Apoplejía
  • Colapso de la arteria
  • Angina
  • Tejido cicatrizante y coágulos de sangre alrededor de los stents

Menos del dos por ciento de las personas mueren durante la angioplastia, según el NHLBI.

Deja un comentario